FAQ

Archivos EPS

Los archivos EPS es un formato antiguo pero que aún se sigue usando dentro de la industria del diseño, por lo que, si nos movemos en campos relacionados con ello, es posible que pueda llegar a nuestras manos un archivo con este formato.

Por ello hoy vamos a conocer qué son los archivos EPS, para qué se utilizan, que ventajas e inconvenientes tiene su uso y cómo poder abrirlos en Windows.

Qué son los archivos EPS

Hablamos de un formato de archivos gráficos creado por Adobe a fines de la década de 1980, lo que lo convirtió en una de las primeras opciones de archivo de imagen para la industria del diseño.

Este formato fue desarrollado para facilitar la incorporación de imágenes e ilustraciones en creaciones PostScript predominantemente basadas en texto.

El formato de archivo EPS también podría generar una vista previa de baja resolución antes de imprimir, algo que hasta entonces no era posible. Estas vistas previas de baja lo hacen accesible con programas que no pueden editar el script interno.

Son utilizados por los programas de diseño gráfico para guardar tanto gráficos 2D como imágenes vectoriales, así como producir imágenes, dibujos o diseños.

Estos pueden contener texto y gráficos para describir cómo se dibuja la imagen vectorial, pero también suelen incluir una imagen de vista previa de mapa de bits «encapsulada» en su interior. Los editores usan este archivo ampliamente porque es compatible con los diferentes sistemas operativos.

Además, los archivos EPS también pueden aparecer con las extensiones EPSF y EPSI.

Para qué se utilizan actualmente

Los archivos EPS cuentan con una amplia variedad de usos a la hora de diseñar e imprimir gráficos.

Han sido superados por formatos más modernos como los PDF, los archivos EPS todavía cuentan con una función como formato heredado compatible con casi todos los sistemas y softwares.

De hecho, no son archivos raros de encontrar, o al menos tan raros como puedan sugerir su nombre.

Es un formato que sigue siendo utilizado por profesionales para trabajos de gran escala.

Su función de compatibilidad con versiones anteriores del formato de archivo lo hace adecuado para trabajar con una amplia gama de impresoras, incluidas aquellas que pueden quedar obsoletas ante formatos más modernos, como PDF.

Las máquinas de grabado controladas por ordenador también pueden encontrar que los datos EPS son más simples de reproducir con detalle, por lo que son ideales para trabajar con ellos.

Además, dado que los datos de imágenes individuales se encuentran almacenados en archivos vectoriales significa que los archivos EPS conservan la resolución independientemente de su escala.

Eso hace que sean ideales para imágenes ampliadas, como vallas publicitarias y otros materiales de marketing a gran escala.

Ventajas e inconvenientes

Tal y como hemos comentado, el formato EPS es ideal para poder escalar cualquier imagen, ya que se aseguran de que la resolución se mantenga alta, incluso cuando se estira o se amplía a proporciones más grandes.

Sus datos también se benefician de disponer de una forma de compresión sin pérdida, lo cual garantiza que la calidad de la imagen se mantenga alta, incluso aunque reduzcamos el tamaño del archivo.

Además, la mayoría de las impresoras utilizadas actualmente por profesionales son capaces de manejar cómodamente archivos EPS, lo que las convierte en una opción universal para trabajos de impresión más grandes y voluminosos.

Pero no todo es perfecto en los archivos EPS, pues su uso también cuenta con algunas desventajas.

Desventajas

Dado que este formato consiste en datos matemáticos que determinan cómo se verá la imagen en una vista previa en miniatura, puede provocar que lleve mucho tiempo para establecer la configuración de la imagen antes de crear el archivo.

Esto supone un inconveniente para entornos de trabajo que cuenten con un ritmo alto y rápido.

También hay que tener en cuenta que, una vez guardado el archivo como EPS, ya no se puede editar.

En el caso de que descubramos algún error y queramos realizar modificaciones, deberemos de volver al archivo original para realizar los cambios oportunos antes de volver a guardar el archivo como EPS.

Además, para poder abrirlos será necesario disponer de un software especializado.

Cómo abrir en Windows

Windows no cuenta con ninguna capacidad ni aplicación incorporada que sea capaz de manejar el formato EPS.

Lo cual significa que será necesario echar mano de un software adicional para poder editar y ver cualquier imagen.

Adobe Photoshop

Hablamos de uno de los editores de fotos más popular del momento, especialmente dirigido para profesionales, aunque cada vez se usa más dentro del ámbito doméstico.

No se trata de un programa gratuito, sino que habrá que pagar 24 euros al mes para poder utilizarlo.

También podemos descargar su versión de prueba durante 7 días.