Marte estuvo en algún momento empapado de agua

Científicos de la NASA dijeron el martes que los robots exploradores que envió a Marte han encontrado lo que estaban buscando: pruebas claras de que el planeta rojo estuvo en algún momento «empapado» de agua.
«Hemos llegado a la conclusión de que las rocas aquí estuvieron empapadas de agua en algún momento», dijo el portavoz de la misión Steve Squyres, de la Universidad de Cornell. Squyres es el principal investigador de los instrumentos científicos del explorador Oportunity y su gemelo Spirit.

«La segunda pregunta que hemos intentado responder es: ¿Quedaron alteradas estar rocas por el agua? Creemos que sí», afirmó.

Squyres y otros funcionarios de la NASA realizaron el anuncio en la sede de la agencia espacial en Washington, después de varios días de dar indicios de que se había descubierto algo significativo.

«Hace tres años y medio, en julio de 2000, estábamos aquí en el estrado para hablar sobre el envío de dos robots exploradores para obtener pruebas de la presencia de agua en el pasado. La NASA y sus socios internacionales han hecho realidad esos sueños», dijo Ed Weiler, administrador adjunto de la agencia espacial.

Los científicos utilizaron los instrumentos a bordo de los exploradores, del tamaño de un carrito de golf, para estudiar la composición de las rocas y suelo del planeta. La apariencia física de las rocas, junto con la detección de sulfatos, respalda la existencia de agua y, lo que es más importante, de un entorno capaz de haber albergado vida.

El Spirit y el Opportunity fueron enviados a lugares opuestos del planeta a fin de poder estudiar posibles terrenos distintos. El Spirit, el primero en llegar el 3 de enero, descendió cerca del Cráter Gusev, que en otro tiempo puso haber sido un lago.

Pero los geólogos y otros investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, se mostraron encantados al ver las posibilidades en torno al Opportunity, que llegó al planeta rojo tres semanas después. Este segundo explorador descendió en un pequeño cráter en el Meridiani Planum, uno de los lugares más llanos del planeta.

Desde su llegada el 25 de enero, el Opportunituy ha utilizado los mismos instrumentos que usaría un geólogo humano para determinar la composición química de las rocas.