Sube el precio de los procesadores tras el seísmo en Japón

EuroSi se rompe la cadena de abastecimiento, el impacto podría sentirse durante los próximos meses en un encarecimiento de los precios o en la escasez de aparatos como el iPad de Apple y otras tabletas, teléfonos inteligentes u ordenadores.

La posibilidad de que el suministro de piezas claves para la industria tecnológica se interrumpa durante un tiempo prolongado, debido al devastador terremoto y el tsunami en Japón, ha elevado los precios de estos componentes. Japón es un jugador de peso en la industria de los procesadores, y fabrica en torno a una quinta parte de los semiconductores producidos en todo el mundo. Las empresas japonesas, desde fabricantes de componentes a firmas de electrónica, mantienen cerradas sus plantas.

La firma de investigación IHS iSuppli ha indicado que incluso si el daño a las fábricas de artículos electrónicos resultara ser limitado, la interrupción en la energía y el transporte podrían redundar en déficits significativos en algunos componentes electrónicos y llevar a grandes aumentos de precios.

La producción de chips de memoria flash NAND -empleados en el floreciente mercado de aparatos de telefonía móvil-, memorias de acceso aleatorio dinámico (DRAM), microcontroladores, productos de lógica estándar, pantallas de cristal líquido (LCD), y partes y materiales para estas pantallas podría verse afectada por el desastre, agregó la firma.

Se buscan alternativas La demanda de procesadores de memoria flash NAND ha ido en aumento, impulsada por la telefonía móvil y tabletas como el iPad 2 de Apple. “La industria de teléfonos móviles ha estado sufriendo un déficit de componentes. Ahora parece que será prolongado. Los precios de las partes subirán”, ha explicado Mikael Rautanen, analista de Inderes.

La taiwanesa Wintek, que fabrica los módulos táctiles para los iPad 2, asegura que tiene inventario para más de dos semanas y que el impacto a corto plazo sería limitado.

Pero como otros que podrían sufrir potenciales faltas de suministros, el asunto pasa por encontrar alternativas. Una fuente de Wintek afirma que estaba buscando proveedores secundarios para reemplazar a los japoneses.